viernes, 9 de mayo de 2008

couchsurfing.com


El martes que entra mi amorcin y yo nos vamos de viaje. Una semana en Nueva York (la meca de los diseñadores como el amorcin) y después otra en Boston (mini rencuentro con mi año de intercambio). Para la segunda semana mis amigos se pelean por hospedarnos en sus casas, por lo que seremos un par nómadas consentidas. En cambio en NY tengo menos amigos, quienes tienen aun menos espacio, por lo que las ofertas de hospedaje brillan por su ausencia. Es por esto que nos suscribimos a couchsurfing.com, un sito de Internet en el que tu ofreces tu sillón (cama extra, piso con colchonetas, etc.) a viajeros que van a tu cuidad y te quedas en el sillón de un completo desconocido en casi cualquier lugar del mundo. A mi al principio todo el concepto me generaba conflicto, las ideas de psicópatas solitarios que ofrecen su sillón con motivos torcidos no me dejaba en paz. A pesar de mis dudas la posibilidad de ahorrarnos el hotel en la carísima Gan Manzana, me llevo a ver algunos perfiles de gente que ofrece espacios en NY y finalmente (después de un arduo proceso de selección), mandar unos 20 mensajes a personas semi normales con departamentos aceptablemente ubicados. De la ola de respuestas que inundo mi email, solo dos fueron positivas, la primera de una mujer con el nombre de usuario “Human Being” y la segunda de Elle una chica gay con un departamento ridículamente céntrico. De “human” lo que me gusto fue su afición por el Tribeca Film Festival, el hecho de que habla Creole (acostumbrada al francés más bien fresa de mis abuelos, yo amo ese francés jocoso del sur) y que esta aprendiendo Swahili (¿cuántas personas que hablan swahili conocen? yo próximamente una). A Elle le escribí porque en su foto tiene una cara amable y abierta, además podría ser muy cómodo estar en una casa gay (especialmente si esta ubicada en el ombligo del mundo).
Parece que surfearemos cada sillón por algunas noches, así que la experiencia de diversidad que siempre promete NY, estará complementada con las vidas de una afro americana (pero que políticamente correcta soy) del sur en Queens y con la de una artista lesbiana en el corazón de Manhattan.
Esperen una reseña completa de nuestro viaje y si no posteo pronto lean el periódico buscando noticias de maniáticas asesinas en NY.

3 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Procura evitar la tienda de Apple si no quieres verte rodeada de cientos de españoles que matarían por traerse a España un iPhone (la semana pasada fue un horror ;-)

Letham dijo...

jajajaja no mames

no ps esta super bien que te la avientes asi, pero no mas no te separes de tu amorcito corazon así entre dos pues apendejan mas..

digo

escriba sobre su viaje!
y si funcan esas cosas yo igual me animo :)

Superbaturra dijo...

Si finalmente has provado la experiencia con couchsurfing... ¿qué tal ha estado?
Saludos!