lunes, 22 de septiembre de 2008

Malos tiempos

En el suplemento semanal del periódico “El País” apareció un articulo de Alfredo Pastor titulado “Ideas para afrontar los malos tiempos”. El escrito con un titulo tan prometedor y con matiz de libro de autoayuda empieza diciendo:

“Volvemos de vacaciones con la confusa impresión de que las cosas están muy mal; la incertidumbre convierte esa impresión en angustia, y ésta es mala consejera: angustiados, dejamos nuestros planes para tiempos mejores; sin proyectos, la economía se paraliza: una recesión se convierte en depresión.”

T-O-M-A-L-A! Si no estabas pasando por “malos tiempos”, nada más con leer la primera frase ya estas hundido en las penas y condenado a un episodio depresivo sin fecha de caducidad (financiero o emocional). Tras explicar como la potencial crisis económica en España tiene a los habitantes del país al borde de un ataque de nervios, el autor expone las historias de 8 españoles que con los famosos malos tiempos encima se las arreglan para vivir con una actitud positiva y sobre todo para mantenerse fieles a sus verdaderas vocaciones y visiones. El pintor que vive de su arte, el alcalde optimista de un pueblo desahuciado y la madre divorciada que por salud mental no checa su saldo cuando saca dinero del cajero. Todas historias lindas, pero más del tipo “Caldo de pollo para el alma” que de corte periodístico.
Pero si Pastor se puede poner sentimental yo puedo decir que no soy española, soy mexicana y en México los malos tiempos ya pusieron hace muchos años un domicilio permanente. Para la gran mayoría de los mexicanos la incertidumbre es una constante, la angustia esta indiscutiblemente justificada, el único plan que importa es el de poner comida en la mesa y con todo y recesión a la gente le alcanzan los pesos para sonreír. Para no estar condenados a vivir la cadena de eventos desafortunados predicha por Pastor, a los Españoles les bastaría echarle una miradita a como le hacen los pueblos para quienes el dicho “al mal tiempo buena cara” es más un mantra que una expresión popular.





Nota: Si todo lo demás falla siempre pueden apostarle a la suerte y hacerle caso a este anuncio que convenientemente estaba colocado en le margen de la página en donde leí el articulo… no tengo palabras.

(http://www.elpais.com/articulo/portada/Ideas/afrontar/malos/tiempos/elpepusoceps/20080921elpepspor_6/Tes/)

3 comentarios:

Iván dijo...

Para estos tiempos, mmmm. No se si estar de acuerdo contigo o no. El mantra "al mal tiempo buena cara" no me dice nada. Es como ponerme una máscara para no mostrarme, estar frente al espejo con los ojos cerrados. No se.

Para bien o para mal, te invito a que me visites en un nuevo blog que abri. Es sobre cine, documentales específicamente. Hay uno, el que está posteado (completo) que me llamó mucho la atención. Si tienes tiempo velo y dame tus impresiones.

www.edipofilms.blogspot.com


besos, siempre.

Quien quiera pasar y visitarme es bienvenido.

sushi dijo...

Creo que "la buena cara" se puede pensar en terminos de mascara o de actitud. Se puede probar una actitud, ver si te sirve, sino la modificas. A mi este refran me sirve, no desde la hipocresia, pero si desde el optimismo que me deja fluir un poco mejor.
Visitare tu blog pronto.
Besos

iShTaR dijo...

Qué pasó con el editor??? qué descarado resultó!!!!


pd: la "verificación de palabra" en todos los blogs siempre me cuesta trabajo... pero en especial en el tuyo... como que las "palabras" son más largas!!!! :S