martes, 11 de marzo de 2008

de las ausencias


En una clase de psicopatología hace ya algunos años aprendimos acerca de las “ausencias” como síntoma de algunas enfermedades mentales. La ausencia era algo así como “irse” del lugar en el que vives tu vida cotidiana. Las ausencias según recuerdo pueden ser de dos tipos, una física en la que de plano te largas de donde estas y una que tiene que ver más bien con la conciencia del sí mismo, es decir, tu cuerpo sigue allí pero tu mente no (si mi profe leyera esta definición desmaya y me hace recursar la materia). Un ejemplo de este último tipo de ausencia es cuando vas manejando y de repente te das cuenta que haz recorrido parte del camino y no sabes como ni en que momento llegaste hasta donde estas (a quien le haya pasado diga “yo”). En fin… ustedes disculparan la ñoñi introducción al post, pero resultaba necesaria para contarles que sufro de un serio, definitivo, inhabilitante y posiblemente irreversible caso de ausencias!!! Hasta ahora parece que mi despistes han pasado inadvertidos, pero ya me veo cagandola y delatándome en cualquier momento… Tengo la esperanza de que lo mío más que ausencias sea una recién descubierta tendencia a la distracción y a pensar en cosas que no vienen al caso, ya les contare…mientras tanto les dejo unos ejemplos de cómo se me van los días entre minutos (¿o serán horas?) perdidos:

Ejemplo 1:
Situación real: mi asesor de servicio social me hablaba acerca de los cambios en el programa, de las fechas de entrega de reportes y ni siquiera me quiero imaginar de cuatas otras cosas fundamentales para que me liberen el servicio.
Situación mental: Yo pienso en mis amigas galleteras a quienes acabo de ir a visitar, que empacado estaba todo caraiiiiiiiiiii, no puedo creer que se nos van… ¿y ahora las comidas de domingo con quien van a ser? :(
Hecho que me regresa a la realidad: Mi asesor me pregunta con una sonrisa confiada “¿entonces todo claro?, cualquier cosa me mandas un mail.
Todo claro… lo único que queda claro es que ahora voy a tener que investigar por allí para no quedarme sin servicio y sin graduación. Ausencias 1- Sushi 0

Ejemplo 2:
Situación real: estoy en la regadera, resistí el impulso de apagar a luz para bañarme a oscuras, todo por no desperdiciar agua (amooo el agua calientita en la oscuridad pero me tardo el triple). Sigo mi rutina normal, shampoo, enjuagar, enjabonar, enjuagar, acondicionador (nueva marca)….
Situación mental: puta que olor… ésta es la marca que usaba en Boston, que fuerte, como llore en la regadera esos meses, todo el tiempo con los ojos rojos. Ya fue hace más de un año, parece que fue mucho más. Que miedo… ¿se me podrá romper el corazón así de fuerte más de una vez?... yo creo que si ahorita corto me dolería mucho más… mejor ni lo pienso que me asusto…
Hecho que me regresa a la realidad: El agua se pone tibia, tibisima, fría, helada, congelada…. zumbale!, ¿pues cuanto tiempo llevo aquí? y yo que quería ahorrar agua.

4 comentarios:

Karla Paola Narváez Zurita dijo...

Sastres!!!! A mí me pasa en las conversaciones...de como llegue a este punto?...También me sucede de Yo hice esto?¿Pero en que momento?....Nice nice post!!!

Iván dijo...

YO!

Algo te iba a decir...


Abrazo pues...

常钦功 ~ Chang QinGong dijo...

No se porqué pero como que tu post de las ausencias me llegó bastante... ¿tendrá algo que ver con que me haya venido a vivir a Shanghai?
Tu sais que j'aime bien ta manière d'écrire!! Vas y!! Toujours en avant!
Gros bissous!!

Ana Paola dijo...

¿te choca te checa?

me gusta.

Manga.