miércoles, 9 de abril de 2008

Exhibicionista


Cuando era niña y adolescente muchas de las vacaciones familiares con mi siempre cool y alternativa madre transcurrían en Zipolite, la única playa nudista en México. Allí sin querer y sin saber exactamente que era, descubrí el significado practico del exhibicionismo. Aunque la mayor parte de las personas que estaban allí (turistas europeos y algunos gringos), iban en realidad solo para tomar el sol en bolas sin que nadie los molestara (bueno y un poco por el precio y disponibilidad de las drogas también); había algunos que tenían una actitud diferente (y que me perdone mi patria, pero eran principalmente mexicanos)… estos no solo observaban con detenimiento y sin ningún pudor a los otros turistas, sino que se mostraban e incluso exponían de una manera muy diferente y que con los recuerdos de mis 12 años solo puedo definir como incomoda. Tiempo después con la escuela de la vida y la escuela de psicología pude ponerle nombre a los/las desnudos que se pavoneaban en cueros por la playa con una expresión extraña en la cara y una sonrisa torcida en la boca.
A mi nunca se me ha dado el exhibicionismo, no soy pudorosa, como todo mundo (o casi) disfruto de un paseo desnuda por mi casa cuado no hay nadie, pero definitivamente el típico sueño de estar desnudo en un lugar publico, es para mi una pesadilla y no algo emocionante o prendedor. Así iba yo creyendo que el exhibicionismo no tenia cabida en mi, hasta hace unas semanas, cuando por azares del destino me encontré leyendo “Vida de Consumo” de Zygmunt Barman. En el libro se habla de las tendencias exhibicionistas de la sociedad moderna, no como una necesidad de mostrar tu cuerpo, pero si de exponer tus ideas, tus emociones, tus cuestionamientos y manera de vivir. Esta característica es la que hace del facebook, hi5, myspace y si también de los blogs un fenómeno social y cultural. Chin… y yo que me creía original… A pesar de que la frecuencia de mis posts no lo refleje, si estoy un poco obsesionada con el blog; todo el tiempo pienso en nuevas cosas que quiero contar y me meto a checar los comentarios por lo menos un par de veces al día. Así que tengo que admitirlo… soy una exhibicionista… una exhibicionista emocional e intelectual… a ver si ahora puedo acordarme menos juiciosamente de los desnudos de Zipolite.

8 comentarios:

Más claro, agua dijo...

A mí también me encanta el exhibicionismo bloguero. Tiene la ventaja de que no te se teme la arena por los rincones de tu anatomía... :-)

carlinhos dijo...

Sushi, qué bueno! Acabo de recalar en tu blog desde el de Beta, ya que la leo de vez en cuando. Lo bueno no es eso, obviamente, es que leo que vives en Cholula, y yo, siendo de Barcelona, viví también un año entre Puebla y Cholula, allá por el 1996-97. Buenísimo, tú tenías jajaja 12 añitos?
Bueno Sushi, un saludo y te invito también a que leas mi blog.

carlinhos dijo...

Por cierto, por aquél entonces yo visité un par de veces Zipolite...sé a qué te refieres

Nathalie dijo...

hermanaaaa!!!! ves!!! hacer mi tarea si te sirvio de algo, te amo jajaja

Paola ha dicho esto: dijo...

Jajaja a mi la pena me mata!!Y no me pararía ahí...ni en 1000 años!!!

Anónimo dijo...

me declaro fan de tu blog jajaja esta buenisimo tu post, bye bye

Curiosa dijo...

Qué bueno que seas exhibicionista así se pueden leer tua ideas y tus posts bastante interesantes..ajjaja ah! qué bueno que soy curiosa tbn..jejejejej así vine a dar con tu blog!
saludines! que andes bien.

Lilián dijo...

Jamás lo hubiera pensado así, pero ahora que lo dices... sopas! me declaro exhibicionista también.

Y si me encanta leer blogs son Voyeur? :-S